Al maestro Luis de Tavira

Por: Ojjos Vildósola

En la Compañía Nacional de Teatro sucedió.

Luis de Tavira trabajaba mucho

Cuando la Huesuda hizo su aparición

Él se asusto tanto que hasta un grito pegó

Ella le dijo: tranquilo, tranquilo muchacho

Sólo vengo a revisión

Sí, un sombrero se me perdió.

El respiro aliviado dando la indicación

De que en el camerino se quedó

La Tilica fue a buscarlo pues así  decía en el guión

Y el maestro Tavira en paz se durmió

Para dar fin al acto en su sillón reposó

Así por fin se cerró el telón

Y la Huesuda entre carcajadas hizo su desaparición

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: